martes, 18 de mayo de 2010

Julio nos presenta su fierro!: Chevron Super Nº394

Corría e laño 2003 , en lo personal mi vida andaba bien en casi todos los aspectos , menos en uno : estaba fundido económicamente , ya habiendo pasado el terrible 2001 , luego de pagar fortuna en deudas comerciales , no habiendo hecho otra cosa de mi vida durante los últimos 20 años que solo laburar como perro para salir del agujero económico que me produjeron un divorcio y el incendio de mi negocio (cosas ambas que me obligaron a empezar de cero todo de nuevo) : entonces : ni bien pude salir un poquito de la sucesión de conflictos , quise ponerme al día con algo que tuviera que ver con el placer , con los sueños , con disfrutar . Y en ese terreno estaba pendiente desde siempre el Camaro , la nave del sueño de adolescente . En 2003 yo no tenía ni idea de donde buscarlo : no tenía Internet , no sabía del a existencia de Clubes de Autos , Encuentros , etc. , solo iba a las expos que se hacían en la Rural de Palermo , pero no sabía distinguir un V8 (que no tenía idea que cosa era) de un 6 . Compré la revista Auto foco (la de los avisos con foto) buscando el famoso Camaro; ocurre que para mi un Camaro era , lo que después supe , el Camaro 68 o 69 , no conocía las otras versiones posteriores . Compraba revista tras revista , pero , obviamente , nunca salía uno , hasta que un día salió , y lo fui a ver . El aviso decía que tenía “motor 250 original” , y yo no sabía que corno quería decir eso , o sea : traía un 6 cilindros de fábrica y a mí me daba igual ; pero el tema era que pedían como 15.000 dólares , y había que hacerle todo de nuevo . Luego seguí viendo Camaros (siempre los que aparecían en Auto foco , yo no conocía otra forma de encontrar el auto , no tenía amigos fierreros , no conocía nada de esto , y a los que les preguntaba por Camaro me miraban como si estuviera hablando de una carreta paleolítica) . pero siempre el mismo tema : o tipo los de Zchoque en 35.000 dólares o los chatarra en 15.000 para arriba y luego 5 años de laburo y otros 15.000 encima . Así me la pasé viendo Auto foco todo el 2003 (compré como 100 !) , hasta que un día de 2004 apareció algo que en la foto semejaba un Camaro , pero decía otro nombre que yo no conocía : “Chevron rojo impecable” , me fui como tiro para Chacarita , donde me dijeron que lo podía ver , y la desilusión fue grande : estaba fundido (se fumaba hasta el habano de Fidel) , le faltaba la parrilla , tenía oxidada hasta la fibra de vidrio ! jaja .. , la pintura no existía, no tenía ni un asiento sano, chocado de atrás y mal reparado, etc. , el 1º dueño había sido Guillermo Nimo , el payaso ex árbitro . Y pedían $ 13.000 , que era una cifra ridículamente alta para ese pedazo de plástico con oxido . Me fui puteando , pero ya sabía lo que tenía que buscar : el Camaro argentino .


El segundo que vi estaba (y está) a dos cuadras de mi laburo en Ciudadela , Bs.As. . Siempre lo veía arriba de la vereda y pensaba que alguno en mis mismas condiciones había sintetizado la solución : al no tener 30.000 dólares : le había modificado la trompa a una Chevy para “creer que andaba en un Camaro” , y ahora , ya intuyendo que se trataba de uno igual a mi reciente descubrimiento (eso que llamaban “Chevron”) , y sabiendo que el que lo tenía lo querría cobrar , es que , cuando le toco la puerta al dueño (un fabricante de calzado , medio arruinado , en una fabriquita pedorra abajo del Puente Díaz Vélez , en un galpón destruido) cuando sale le digo “no vende la Chevy ? ” ; yo creyendo que al decirle así el se dejaría influenciar pedorramente por mis maravillosas habilidades intelectuales para tirarle abajo el precio de su “fuera de serie” y llevarlo al terreno de hablar de lo que yo consideraba “una Chevy” , un infantilismo que no resistía análisis . Cuando le digo ” la Chevy” el tipo me contesta : “…el Chevron !” , y quedó claro todo. Me dice : “…si podes pagarlo no tengo problema en vendértelo” , entonces me pongo a mirarlo : prácticamente lo mismo que el anterior : detonado hasta el aire de las cubiertas ; cuando le pregunto el precio , me dice : 25.000 … y le digo “…queee? , como 25.000 ? , si hay que hacelo de nuevo ¡! “ , y me dice : “…hacerle que ? “ .

Seguí a partir de ahí buscando pistas del Chevron infructuosamente , hasta que un domingo 2 de mayo de 2004 compré el Clarín bien temprano y vi el aviso : “..Chevrolet Chevy Chevron cupé , 77 original , $ 9200 “ . (Eso es porque el auto es 1977 de GM , y Grandío y López lo saca de planta recién a fines de 1979 , una rareza) Nos fuimos con Marcela , mi esposa , urgente hasta Lanús (el lado opuesto de Buenos Aires respecto de donde vivimos) , y fuimos los primeros en llegar por el aviso . El auto estaba esperando en la calle , así que lo vimos ya antes de tocar el timbre . El que lo vendía era un mecánico que vivía en la misma manzana que el 1º dueño del auto , Don Jorge Zavala , padre de un corredor de carreras (no se en cual categoría) , 82 años , y fierrero desde siempre ; había tenido ya otro Chevron (1ª serie) , además de dos Porsche . El hombre estaba un poco enfermo , hacía 3 años que el auto estaba parado en el garaje; y éste mecánico , aprovechando que Don Jorge necesitaba dinero empezó a tentarlo desde hacía tiempo con comprárselo ,siempre llorándole que era el auto que había soñado ,etc.,etc. , siempre sin éxito , hasta que , ya en las últimas de guita , y mal de salud , al final Don Jorge aceptó , y se lo vendió en la mísera suma de $ 6000 . En realidad el oportunista éste era además un mentiroso , porque tenía una idea remota de lo que era el Chevron , pero ni ahí que fuera el auto de sus sueños , ni mucho menos; lo único que quería , y que fue lo que al final hizo , era pegarle una pulida y venderlo al toque . Cuando nos atendió me preguntó si éramos fanas de la marca, le contesté que no en particular, que no era fana de nada , y después supe que no me creyó , pensó que me hacía el bobo para ningunear el auto y bajar el precio . Lo había publicado en $ 9.200 porque había visto precios de Chevy , y había supuesto que éste costaba un poco mas ; me subí, arranqué , y todo parecía como un “cuento de hadas” , estaba inmaculado , el único detalle era un bollito en la puerta , del lado del conductor , además de (una cagada) la pintura cuarteada en las partes de fibra (el destino del Chevron , Corvette , etc.) , ahí me contó que lo había comprado un par de semanas atrás , que el 1º dueño era su vecino , etc. . Le ofrecí $ 9.000 , lo que aceptó , le dejé una seña , y terminábamos de ponernos de acuerdo para el día siguiente cuando empiezan a caer mas interesados por el aviso ; recuerdo uno en particular , con la remera de Chevrolet , que , desesperado , le ofrecía un Duna y el resto en efectivo , pero lo nuestro era cash , así que quedó ahí . Nos vamos , chochos con la compra , y al día siguiente vuelvo , acompañado de un gestor amigo , como para que estudie los papeles del auto , por las dudas , y para que vayamos a la vuelta del a esquina a ver si el dueño estaba vivo (porque el mecánico , obviamente , no había hecho la transferencia porque ya sabía que lo tendría un par de días nomás) ; es ahí que cuando llegué con mi amigo el mecánico revendedor lo primero que me dice , poniendo cara de detective es :”… Vos sabias del auto mas de lo que decías , no ?!! “ , y yo , que no sabía si el Chevron era gasolero , si tal vez llevaba motor atrás , o que corno , no entendía a que se refería , continúa diciendo : “Ante todo te pido que por favor no hablemos de $ 9.000 , aunque sea lo que arreglamos ayer , por favor que sean los $ 9.200 que publiqué . Vinieron como 50 interesados , muchos ofreciéndome más plata , y pidiéndome por favor que se lo venda . Yo ya te lo vendí , pero por favor que sean $ 9.200 porque me siento un boludo! “ . Los Chevroleteros que habían caído lo habían ido desasnando al aprovechador de ancianos , y cuando llegamos el fulano sabía más de Chevron que uno de Río Gallegos que yo conozco , ja,ja… Accedí medio a regañadientes porque ya me había acostumbrado a la idea de tener el auto , pero no quedé muy satisfecho con poner 200 mangos más . Empezamos a arreglar el tema papeles , y el tipo diciéndole a mi amigo el gestor “…dígame la verdad : son revendedores, no ? , está en el asunto, no ? sabía todo del auto , no ? “ , y el gestor tratando de convencerlo de que yo no me estaba haciendo el boludo : era boludo en serio ¡!! Ja,ja,ja ¡ . Quedó que yo era un maestro en el arte de comprar autos de colección , y un eximio actor , en fin…

Una vez ya en casa le saqué las primeras fotos, donde se puede ver como era original : color champagne con franjas negras . Ahí fue que empecé a comprar las TC Urbano , y enterarme como era el asunto . La primera la compré en el kiosco , obviamente , y ahí te mostraban fotos miniatura de números atrasados , por si querías comprarlos ; entre las tapas de números viejos hubo una que llamó mi atención , había foto de un auto que me pareció que era similar al que yo acababa de comprar : resultó el auto de Diego , ahí ya el hablaba sobre el “fuera de serie” , y fui entendiendo que era lo que yo tenía en el garaje. Me entero por la revista que existen encuentros de éste tipo de autos , pero me imaginé que serían todas naves interplanetarias , y que me mandarían a cagar cuando vieran mi auto ; suponía que solo aceptaban autos como los que yo veía en las expos de la Rural! . Decidí que me pegaría una vuelta mas adelante , cuando ya lo tuviera en el estado que yo quería .


Por una cuestión de cercanía del laburo , le llevé el auto a Etchart , el famoso restaurador , expositor en todos los eventos grosos de esa época , para que cotice la pintura : $ 6000 , sin chapa y sin arme y desarme ¡!! , se lo llevé a Dany Carvajal , lo vio , y quedé en pasar a la semana para que me diga cuanto me costaría , pero en la semana me encontré con uno que me puso al tanto de los precios de ése taller , de modo que no volví . Mi socio resulta que tenía un conocido que restauraba autos de colección y luego los exportaba a Europa , cuando le dice que le voy al levar un Chevron para presupuestar el fulano le dice : “…si tiene un Chevron supongo que tendrá guita para gastar “ (nunca lo entendí): lo voy a ver . Cuando le toco el timbre sale , ve el auto , y empieza a llamar a todos los del taller para que lo vean ; le digo que quiero hacerle la pintura , lo mira : $ 4.500 - , sin chapa . En síntesis : término haciéndolo en un taller cualquiera , pariente de un vecino mió , por $ 2000 . Cuando fui a buscar el auto para traerlo a casa se me cayeron las medias , parecía los fulanos de Overhaulin cuando ven el auto terminado! , me dio como una mezcla de miedo , vergüenza , pudor , … no se … era demasiado! Era mas llamativo de lo que había imaginado , y me dio como un escalofrío saber que iba a andar por la calle con eso , no se… , como si manejara un Lamborghini , era mucho .


Lo primero que hice , a la otra semana , fue ir hasta Lanus a mostrárselo a Don Jorge , el pobre no podía con su emoción ; lo tuvo que ver por la ventana de la planta baja de su casa , porque ya no podía caminar mucho ; me dijo que los últimos años sufría viendo el Chevron viniéndose abajo , y que su sueño era hacerle todo lo poco que yo le hice para dejarlo como recién salido de la agencia . volviendo de Lanus para Liniers tomé Avenida Roca (es paso obligado para volver de Lanus) y sin pensarlo (no lo sabía) coincidió el día con lo que parecía una reunión de Chevys , o algo así ; me mandé dentro del Parque Roca , y estacioné al lado de todos esos autos , eran las 6 de la tarde , y era el final de una de las reuniones del Club Amigos de Chevrolet Bs.As. , se armó todo un revuelo con el Chevron (algunos pibes nunca habían visto uno ) y nos recibió Eduardo Smock (el del programa de TV “Auto al Día”) , que nos empezó a contar la historia del Chevron , y de lo que lo que el llamó ( y yo escuchaba por 1ª vez) el auto mió , o sea : el Chevron Súper .
A partir de allí fue la típica : los clubes , los encuentros , etc. . En un encuentro aparecen los chicos de TC Urbano y me ofrecen aparecer en la revista ; a esa altura yo ya era fan de la revista , de modo que era lo máximo , mi auto en la revista , no lo podía creer .

Con el tiempo dejé de participar en los Clubes porque no me acostumbré a la “exclusividad” de pertenencia a un Club , sino que disfruté siempre mucho mas el ir a cuanta reunión tenga ganas , sea de a marca que sea , y cuando tenga ganas , no con la regularidad que se acostumbra en los clubes .

Durante mucho tiempo me pesó un poco esa especie de “responsabilidad” que recae en quien tiene éste tipo de vehículos , o sea : cuidar ese “patrimonio cultural” fierrero argentino , hasta que fui aceptando que es así , y que es real , todo el que tenga un “fuera de serie” tiene a la vez un pedacito de historia , de identidad de los que estamos en éste rincón del planeta ; y no está mal disfrutar y cuidar un ejemplo vivo de lo que nuestra industria , y nuestros diseñadores pudieron hacer en cuanto a automóviles se refiere , y que quizás nunca se repita..


Gracias Julio!

3 comentarios:

Leometal_maiden dijo...

Muy buena la historia, bien completa.

Un auto muy especial sin duda.

Saludos.

chev it dijo...

Hello,
Another great story. Your photos are fantastic. I love your Chevron. You have done a great restoration job.

Hola,
Otra gran historia. Tus fotos son fantásticas. Me encanta tu Chevron. Ha hecho un trabajo de restauración muy bien.

Anónimo dijo...

hola julio, sabes que hace dos meses fui hasta el kiosco del hombre que era dueño del chevron, para ver si todavia lo tenia y comprarselo!!!, ahi me entere que habia fallecido y que lo habia vendido antes...
ahora leo la historia y no lo puedo creer!!! abrazo grande